jueves, 26 de febrero de 2015

Charla Cuaresmal: Nuestra lucha contra Satanas

La primera Charla Cuaresmal 2015 en la parroquia San Mateo, fue pronunciada por don Fernando Martín Gómez, párroco del Viso de los Pedroches y Santa Eufemia. Este fue el esquema de la charla

NUESTRA LUCHA CONTRA SATANÁS

   Hemos iniciado el tiempo de Cuaresma, y en él se nos ha invitado, con la imposición de la ceniza a convertirnos al Señor de todo corazón. La conversión es algo que todo bautizado debe tomar muy en serio. Es un proceso constante en la vida del discípulo de Cristo; es un verdadero combate contra el pecado y las fuerzas del mal, que están siempre presentes en lo que S. Pablo llama “la carrera de la fe”.

   Es este un tema demasiado olvidado en los ambientes cristianos, en las parroquias, en la catequesis. Queremos hacer amable el mensaje evangélico, atrayente, y para ello, con demasiada frecuencia olvidamos que el seguimiento de Cristo es exigente, pero no en un sentido negativo; y es aquí donde está el problema. Todo lo que suene a exigencia lo tachamos de radical, de excesivo, de fanatismo; y usamos expresiones que descalifican a los que quieren ser fieles y coherentes: los juzgamos de beatos, extravagantes,  cuando no de sectarios o gente tocada.

   Es ya una forma de engaño por parte del enemigo de las almas. Y es de este tema del que quiero que reflexionemos juntos.

   Leamos los versículos 10-12 del cap. 6 de la carta a los Efesios:

   “Por lo demás, confortaos en el Señor y en la fuerza de su poder; vestíos e toda la armadura de Dios  para que podáis resistir a las insidias del diablo, que no es nuestra lucha contra la sangre y la carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus malos de los aires. Tomad pues la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y, vencido todo, os mantengáis firmes (y siguientes)….”

   Efectivamente: el demonio no es un mito, ni es un género literario, ni una manera de llamar a las fuerzas malignas que operan en el ser humano. El demonio existe. Y en todos los relatos evangélicos se hace clara diferencia entre enfermedades y posesiones. Expresamente en el NT se menciona a los espíritus malignos 56 veces, a los ángeles malos 11 veces, a los demonios 62 veces, a endemoniados y posesos 20 veces, al adversario, 4 veces, a Belcebú 7 veces, a la Bestia 37 veces, al diablo o diabólico 34 veces, al Dragón 13 veces, al enemigo 19 veces, al homicida 1 vez, al padre de la mentira 1 vez, al príncipe de los demonios o de este mundo 10 veces, a la serpiente o tentador, 14 veces, al Maligno 12 veces, a Satanás 36 veces.

   Demasiadas para referirse a un género literario, nos les parece? Precisamente la gran mentira y la artimaña del demonio es hacer creer que no existe.
   Así que, por una lado, está el pecado del hombre: “Del corazón del hombre salen todos los pecados”, nos dice Jesús; pero además de pedir en el Padre Nuestro que no nos deje caer en la tentación, que siempre estará presente, pedimos ser liberados del mal. Mt, expresamente dice “líbranos del Maligno”, auque las traducciones no siempre son fieles

   Porque la tentación la vencemos con la gracia de Dios. El Maligno, sin embargo, ha de ser expulsado por el dedo de Dios (Lc. 11, 20).

   Cuando hablamos de estos temas nos puede parecer estar hablando de películas de terror, de historias fantásticas, de cuentos para entretener. Pero so pena de deformar la palabra evangélica, más aún, de inventarla y hacerla decir lo que no dice, tenemos que testimoniar que el diablo existe. Leamos el discurso de Jesús en Mt. 12, 22-28:

   “…pues los fariseos, que esto oyeron, dijeron: Este no echa los demonios sino por el poder de Beelzebul, príncipe de los demonios. Penetrando Él sus pensamientos les dijo:Todo reino en sí dividido será desolado, y toda casa en sí dividida, no subsistirá. Si Satanás arroja a Satanás, está dividido contra sí [...] Más si yo arrojo a los demonios con el dedo de Dios, entonces es que ha llegado a vosotros el reino de Dios”

   Veamos la diferencia con unos versículos anteriores (9-16); se produce la curación de un hombre con la mano seca, en la que no se increpa a ningún espíritu inmundo, según el uso evangélico del término.
    Hay una clara diferencia entre curación y expulsión de demonio o exorcismos.

   Amén de los continuos testimonios de la Santísima Virgen María en apariciones aprobadas por la Iglesia como Fátima, Akita y tantas otras. Las apariciones de Medjugorje no están aprobadas (Ni condenadas; hay una comisión de investigación sobre el tema), pero en los hipotéticos mensajes, la Virgen Santísima habla muchas veces de la acción de Satanás. Son ganas de echarse a la gente encima. Me refiero a que si queremos ser creídos por los demás, evitaremos temas espinosos; pero no: en Medjugorje también se habla de Satanás.

   Oigamos a Santa Faustina Kovalska: “Yo, Sor Faustina, por orden de Dios estuve en los abismos  del infierno para hablar a las almas y dar testimonio de que el infierno existe”. El P. Pío, Sta Catalina de Siena, S. Felipe Neri, y una larga lista de santos han sido atacados por el demonio especialmente. O están todos locos o dicen la verdad.

   Pero ¿por qué hablar del demonio? ¿No es mejor, más pedagógico y atractivo hablar de cosas bonitas?  ¿Es necesario hablar de esto? Cuando la Palabra de Dios, y todos los testimonios que acabamos de citar no lo obvian, es porque es absolutamente urgente y necesario hablar del tema: “la verdad os hará libres”. Y porque una neumonía no se cura con paracetamol, ni el cáncer con antibiótico. Cada dolencia tiene su tratamiento. Y a Satanás hay que enfrentarlo con las armas de la fe y los auxilios que el cielo ha dispuesto.

   Además, está el testimonio de los exorcistas;  ellos saben muy bien por la larga experiencia que tienen cómo Satanás arruina hogares, familias y personas.
  
   ¿Quién es Satanás y quienes componen su ejército?

   Satanás, el Adversario, es un ser angélico, es decir, criatura de Dios, ser espiritual, con libertad y voluntad. Los demonios, son espíritu puro, y mantienen intacta su naturaleza angélica. Pero en vez de someterse a la voluntad de Dios y vivir en comunión de amor con Él, decidieron rebelarse, no someterse, considerando la obediencia a Dios como una pérdida de libertad y autonomía. Es la consideración de este sometimiento como algo negativo lo que les lleva a la rebelión. Pero en el mundo angélico, no sometido al tiempo, una decisión tiene carácter definitivo, puesto que tienen una inteligencia superior al hombre y lo decidido impregna ya toda la existencia de forma irrevocable. Una vez rebelados ya no hay posibilidad de arrepentimiento; no es que Dios no pueda perdonar; es que ellos se niegan a aceptar la misericordia. Se trata de una negación eterna.
   ¿Por qué atormentan a los hombres? Por odio y por envidia. Es muy simple: el odio, como el amor, tiene a propagarse para que afecte a todos, es decir, busca instalarse no solo en el propio corazón, sino allí donde se le deja un hueco, busca dominarlo todo.

   La manera ordinaria en que actúa contra el hombre es tentándolo. La tentación fue sufrida por el mismo Jesús, y no sólo en el desierto, como leíamos el domingo pasado, sino durante toda su vida. Con la gran diferencia de que el no tenía inclinación al pecado (nosotros sí), pero la tentación le mordió realmente por la acción del enemigo.

   Cuando se vive en pecado, la tentación se diluye con la voluntad de pecar. Por eso, si le preguntamos a alguien que está alejado de Dios, y vive según su ley (la propia, claro), si se siente tentado, dirá que se siente atraído, o simplemente hace lo que le da la gana.

   Sin embargo, en los procesos de conversión incipiente, en que la persona se ha encontrado con el Señor de  manera que en su vida se produce un antes y un después, un punto  y aparte, esa persona si vive la tentación de manera explícita, la experimenta con toda su fuerza, porque hay una verdadera lucha de la voluntad con el hábito que cuesta tanto vencer, y aquí si tomamos conciencia de que el enemigo está instigando de manera evidente.

  En ocasiones esa tentación es obsesiva, sobrehumana, sentimos como se nos impone desde fuera; hay una actuación directa del demonio.

   Todos , por tanto, estamos en el punto de mira de Satanás. Como dice S Pedro: “Sed sobrios, estad alerta, que vuestro enemigo, el diablo, como león  rugiente, ronda buscando a quien devorar (1 Pe. 5, 8-9).
   Pero además Satanás es el padre de la mentira, el gran embustero y embaucador, y siempre se presenta como ángel de luz, agazapado. Hoy su poder se extiende a todas las estructuras de pecado que imperan en la sociedad, hasta el punto de que el hombre ya no ve, está incapacitado para reconocer la maldad, de tal modo que ha hecho del pecado el modus vivendi, aceptando como normal, y  por tanto, correcto, lo que es contrario a la ley de Dios.

   Así,  determinadas ideologías o formas de pensamiento se expanden y se proponen como el nuevo marco de convivencia, en el que por supuesto se tacha de intolerante y retrógrado a quien no lo comparta, y que no tienen fundamento alguno ni en la ley natural, ni en la ciencia misma. No hablo de comportamientos concretos, sino de la difusión de un pensamiento contrario a la ley de Dios Creador y la negación de su existencia, con una fuerza inusitada, que se expande globalmente.
  
   Luego están las acciones extraordinarias: las más comunes son la obsesión, la infestación; ya menos, la vejación y la más extraña, pero que se sigue dando la posesión.

   Para combatir al enemigo hemos de estar armados, por tanto con las armas de la fe: vida de oración intensa y sincera, Sacramentos, especial devoción a la Virgen Santísima (rezo del Rosario), a S. José, terror de los demonios, S. Miguel; llevar con nosotros objetos benditos: el Crucifijo, el Santo Rosario, la Medalla Milagrosa; y usar los sacramentales como el agua bendita. Igualmente renovar con frecuencia nuestras promesas bautismales, renunciando al pecado y Satanás y orar con devoción al Espíritu Santo.

   Todo en un proceso de conversión sincera, vivido en humildad, misericordia y compasión hacia el prójimo, porque todos necesitamos de la Gracia y el auxilio divino para vivir en la libertad de los hijos de Dios.     

lunes, 23 de febrero de 2015

Noemí Barbero Urbano, pregonera de la Semana Santa 2015

El próximo día veintiuno de marzo y en la Parroquia de San Mateo, se procederá a la proclamación del Pregón de la Semana Santa de 2015. Para este año la Junta de Hermandades y Cofradías de nuestro pueblo ha encomendado tal misión a Noemí Barbero Urbano.

Noemí, casada con Fran Viso Parra y madre de dos niñas de once y cinco años, respectivamente, es licenciada en Biología y trabaja junto a su esposo en una empresa de digitalización de textos antiguos en la capital de España. Vive en Fuenlabrada (Madrid)

Conozcámos lo que piensa y siente la Pregonera ante el  próximo reto:


¿Qué ha significado para ti el nombramiento de Pregonera, 2015 de la Semana Santa de Villanueva del Duque?

Es un honor y me siento muy orgullosa de que la Junta de Hermandades y Cofradías hayan pensado en mí para esta tarea.

Ha sido algo inesperado. Sí que he pensado alguna vez, que en algún momento tendría el honor de ser la Pregonera de la Semana Santa de mi pueblo, por mi condición de nazarena desde hace tanto tiempo, pero nunca pensé que llegaría tan pronto.

Por otra parte, también supuso mucha responsabilidad y cierto nerviosismo durante los primeros días tras conocer la noticia. Pero una vez superado el miedo, estoy muy contenta e intentaré hacerlo desde el corazón y con la  sencillez y humildad de ser una más de las muchas personas que en nuestro pueblo viven la Semana Santa.


¿Crees que es un compromiso difícil de cumplir?

No es fácil, ponerte delante de la gente y exponer tus vivencias y sentimientos respecto algo tan personal. La dificultad, en mi caso, ha sido la de plasmar en un texto todos estos sentimientos y experiencias vividas en torno a la Semana Santa.  Pero esto es cuestión de reflexionar, meditar, orar, y al final se va consiguiendo.

¿En qué te vas a inspirar para confeccionar tu pregón?

Evidentemente, en mi propia experiencia como cofrade y penitente, pero sin separar  esta faceta de mi Fe en Dios y mi condición de católica. Para mí, una cosa no puede ser sin la otra.

¿Has tenido el apoyo de tu familia en esta tarea que se te ha encomendado?

Si, sin duda. Especialmente de mi padre, que ya tuvo el honor de ser Pregonero de la Semana Santa  de 2002 y de mi marido, que me ayudaron a vencer los primeros miedos.

       Miguel Barbero, padre de Noemí, Cronista oficial de Villanueva del Duque y Pregonero de la Semana Santa 2002                                           

Y evidentemente también del resto de mi familia y de muchos amigos, que se han alegrado por mí.

¿Qué recomendarías a la comunidad parroquial, ante la Semana de Pasión que se avecina?

Creo que lo más importante es  dejarnos amar por Dios. A veces  estamos demasiado enfrascados en nuestra vida diaria, nuestros problemas, nuestros deseos de prosperar, de ser más; sin caer en la cuenta de que  confiando en Dios y teniendo siempre el Evangelio presente, podemos mover montañas y ser plenamente felices y hacer felices a los demás.

sábado, 21 de febrero de 2015

Cuaresma, tiempo de conversión: Actividades parroquiales

El próximo MIÉRCOLES 25 de febrero tendremos la 1ª CHARLA CUARESMAL a cargo de:

Don Fernando Martín Gómez, párroco del Viso de los Pedroches

Tema: Nuestra lucha contra Satanás

Lugar: Parroquia San Mateo Apóstol de Villanueva del Duque
Hora: 8 de la tarde

Los próximos días Viernes 6 de Marzo (entrada por la noche) y Sábado 7 (hasta la tarde), tendremos un RETIRO DE CUARESMA de la Acción Católica de nuestra parroquia, en la Casa de Oración de las Clarisas de Belalcázar. A cargo de nuestro párroco don Ignacio Mora

Los interesados en asistir que se pongan en contacto con la parroquia.


miércoles, 18 de febrero de 2015

Miércoles de ceniza en Villanueva del Duque

 Celebración del Miércoles de Ceniza en la Parroquia San Mateo Apóstol de Villanueva del Duque
 Significado simbólico de la Ceniza

                La ceniza, del latín “cinis”, es producto de la combustión de algo por el fuego. Por extensión, pues, representa la conciencia de la nada, de la muerte, de la caducidad del ser humano, y en sentido trasladado, de humildad y penitencia.
 Ya podemos apreciar esta simbología en los comienzos de la historia de la Salvación cuando leemos en el libro del Génesis que “Dios formó al hombre con polvo de la tierra” (Gen 2,7). Eso es lo que significa el nombre de “Adán”. Y se le recuerda enseguida que ése es precisamente su fin: “hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho” (Gn 3,19). En el Génesis (18, 27) Abraham dirá: “en verdad soy polvo y ceniza. En Jonás (3,6) sirve, por ejemplo, para describir la conversión de los habitantes de Nínive. La ceniza significa también el sufrimiento, el luto, el arrepentimiento. En Job (Jb 42,6) es explícitamente signo de dolor y de penitencia. De aquí se desprendió la costumbre, por largo tiempo conservada en los monasterios, de extender a los moribundos en el suelo recubierto con ceniza dispuesta en forma de cruz.
 El gesto simbólico de la imposición de ceniza en la frente, se hace como respuesta a la Palabra de Dios que nos invita a la conversión, como inicio y entrada al ayuno cuaresmal y a la marcha de preparación para la Pascua. La Cuaresma empieza con ceniza y termina con el fuego, el agua y la luz de la Vigilia Pascual. Algo debe quemarse y destruirse en nosotros -el hombre viejo- para dar lugar a la novedad de la vida pascual de Cristo.
 Por eso cuando nos acerquemos a recibir las cenizas, meditemos muy bien en nuestro corazón las palabras que pronunciará el celebrante al imponérnoslas en forma de Cruz: “Arrepiéntete y cree en el Evangelio” (Cf Mc1,15) y “Acuérdate de que eres polvo y al polvo has de volver” (Gén 3,19). Para que de verdad sea un signo y unas palabras que nos lleven a descubrir nuestra caducidad, nuestro deseo y necesidad de conversión y aceptación del Evangelio, y el deseo de recibir la novedad de vida que Cristo cada año quiere comunicarnos en la Pascua.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Misa de recibimiento y envío de Misión País 2015 en Villanueva del Duque

La Santa Misa de recibimiento y envío de Misión País 2015 tuvo lugar el 3 de febrero, siendo presidida por el Vicario episcopal de la Sierra, don Jesús Perea, y concelebrada por el padre Juan, responsable de Misión País y por don Ignacio, párroco de San Mateo Apóstol de Villanueva del Duque, que acoge la Misión
Misa solemne de envío misionero en nombre de la Iglesia Católica
 El padre Juan del Movimiento apóstolico de Schoenstatt presenta la Misión 2015 y su lema "¿Arde tu Corazón?"
 Santiago, Jefe de la Misión País 2015 
 Chio, Jefa de Misión País 2015
 Villanueva del Duque recibió con cariño esta nueva edición de Misión País
 La Iglesia se llenó como en las grandes ocasiones
 Los jóvenes misioneros hacen profesión de Fe Católica
Don Ignacio da la bienvenida en nombre de la parroquia San Mateo Apóstol 
Misión País una Juventud alegre, compremetida y católica

lunes, 9 de febrero de 2015

Festival-Teatro fin de fiesta Misión País 2015

video
Alegría cristiana que impulsa a la misión
video
Preciosa canción a la Virgen 
  El Salón Polivante fue el marco para el Festival fin de Fiesta de Misión País 2015, con participación de jóvenes y niños villaduqueños, junto a los jóvenes de Misión País, Teatro, música y mucha alegría cristiana, del todo contagiosa...

domingo, 8 de febrero de 2015

Torneo de Fútbol de Misión País 2015

Con motivo de  Misión País 2015 realizada en Villanueva del Duque, se ha celebrado un Torneo de Fútbol 7, organizado por la Parroquia San Mateo Apóstol, con la participación de cinco equipos villaduqueños. Torneo realizado la mañana del sábado 7 con el sistema de liga y posterior final
 Equipo de la Parroquia San Mateo Apóstol
Equipo parroquial: Fuertes en la Fe
 Equipo de Misión País 2015
 Equipo del "Cristo"
 Equipo del "Nazareno"
 Equipo "Municipal"
 Torneo en fraternidad
 Animadoras del "Cristo"
 Entrega de trofeos, y palabras de Rafael Leal Prieto, concejal de deportes del ayuntamiento, al que agradecemos su ayuda en la organización del evento deportivo
 Tercer puesto, Leoncio Medina, presidente de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, entrega el tercer puesto al equipo de "Misión país", lo recoge su fichaje local, Maxi
Misión País celebra su tercer puesto
 Segundo puesto, Francisco Gómez Alamillos presidente de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Salvación entrega el segundo trofeo al Equipo del "Municipio"
Primer puesto, el padre Juan, sacerdote responsable de Misión País, entrega el primer premio al Equipo del "Nazareno"
Los ganadores: el "Nazareno"
 Maria de Guía, la capitana del Equipo del "Nazareno" y monaguilla de la parroquia, a hombros de los jóvenes de Misión País con el trofeo de los campeones